EL FACTOR ALCALDESA ES IMBATIBLE PARA ESPANTAR A LOS INVERSORES